miércoles, 16 de julio de 2014

"Sept jours pour une éternité" -Marc Levy

-Pero entonces, ¿qué haría usted para hacer el bien, el bien máximo?
-¡Haría exactamente lo que tú haces! Daría a todas las personas con las que me relaciono la esperanza de todos los posibles. Hace un rato has inventado una cosa maravillosa si darte cuenta.
-¿Qué he hecho?
-Al pasar por delante de mi arco, me has sonreído. Poco después, ese detective que viene muchas veces a comer aquí ha pasado en coche y me ha mirado con su eterna cara de gruñón. Nuestras miradas se han cruzado, le he ofrecido tu sonrisa y, cuando se ha marchado, la llevaba en los labios. Sí, lo he visto. Así que, si confiamos un poco, se la habrá trasladado a la persona que haya ido a ver. ¿Ves ahora lo que has hecho? Has inventado una especie de vacuna contra el instante de malestar. Si todo el mundo hiciera eso, dar simplemente una sonrisa una vez al día, ¿te imaginas el increíble contagio de felicidad que se extendería por la Tierra?

3 comentarios:

  1. Me da mucha vergüenza sonreír, pero creo que a partir de ahora lo hare mas. A cualquier extraño que pasee por la calle, necesitamos contagiarnos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! He encontrado tu blog por casualidad, ¿y que te puedo decir? Pues que me encanta, así que ya te sigo.
    Por otro lado me gustaría que te pasaras por el mío y opines que te parece ( http://my-diaryevery-day.blogspot.com.es/ )
    Un besito ♥

    ResponderEliminar
  3. Ojala existiera ese "invento" y la gente sonriera más. Qué fácil sería la vida con un poquito más de simpatía la verdad.
    Llego aquí de casualidad, y me gusta lo que me encuentro, espero seguir leyendote :)
    Besitos ♥♥

    ResponderEliminar